Los prototipos rápidos lo ayudan a probar la apariencia de su diseño y su rendimiento. Puede testar múltiples opciones de material y evaluar su mercado potencial sin una gran inversión en tiempo y dinero.

Una vez que esté satisfecho con su producto y esté listo para pasar de los prototipos a la producción, hay varias cosas  de las que se debe asegurar para garantizar que la transición a volúmenes más grandes sea fluida. Desde PROTOSPAIN le damos cinco consejos para ayudarle a optimizar el proceso de llevar su producto al mercado.

1. Elija el proceso de fabricación adecuado

Productos metálicos

Los prototipos de metal generalmente se realizan mediante mecanizado CNC o impresión 3D de metal. Aunque es excelente para algunos tipos de prototipos, la impresión 3D en metal no es adecuada para la producción en muchos casos. Aunque la tecnología está avanzando, sigue siendo demasiado lenta y costosa para volúmenes más grandes a menos que requiera geometrías complejas y piezas livianas.

La mayoría de los prototipos de metal están hechos por mecanizado CNC y esta es una buena manera de escalar volúmenes con el tiempo a medida que aumenta la demanda.

Para la fabricación de alto volumen, considere la fundición a presión. Esta es la forma más rápida y económica de hacer grandes lotes de piezas metálicas idénticas. Tenga en cuenta que existen reglas de diseño para la fabricación que deben seguirse para la fundición, y deberá invertir en una herramienta de producción. Pero este costo puede recuperarse en una orden de producción grande.

Para piezas planas pueden optar por el corte láser, pudiendo éstas a su vez doblarse para dar lugar a formas tridimensionales. Otra tecnología es la Estampación y Embutición.

Productos de plástico

Si el prototipo se hizo en plástico, probablemente se hizo mediante impresión 3D, mecanizado CNC, colada al vacío de poliuretano (Inyección en moldes de silicona) o Moldeo por inyección-reacción (RIM) si son piezas de gran tamaño. Para volúmenes más grandes en plástico, la solución ideal es el moldeo por inyección de plástico.

Si el prototipo se hizo en plástico, probablemente se hizo mediante impresión 3D, mecanizado CNC o colada al vacío de poliuretano (Inyección en moldes de silicona). Para volúmenes más grandes en plástico, la solución ideal es el moldeo por inyección de plástico.

El moldeo por inyección, como la fundición a presión, requiere un estricto cumplimiento de las reglas de diseño que no entran en juego cuando se utilizan técnicas de prototipado rápido. Estos incluyen el uso de costillas y protuberancias, dimensiones mínimas de espesor de pared, ángulos de desmoldeo, las posiciones de los puntos de inyección, correderas, pasadores eyectores y muchas otras consideraciones.

Por lo tanto, los desarrolladores de productos deben asegurarse de que sus planes tengan en cuenta el costo adicional y el tiempo de comercialización que implica una transición de un proceso a otro.

 2. Prepare una lista de materiales (BOM)

Los prototipos generalmente involucran solo unas pocas piezas terminadas y estos tienen un precio unitario alto.

Cuando llega el momento de ir a producción, se debe tener en cuenta cada uno de los elementos del ensamblaje. Cada tuerca, perno y tornillo, botón de goma o clip de metal, incluso la cantidad de pintura o pegamento, todo debe contabilizarse como un costo separado. Un mayor número de componentes implica una cadena de suministro más compleja, por lo que vale la pena mantener el diseño lo más simple posible.

Finalmente, una lista de materiales detallada puede ayudarle a evaluar la cantidad de mano de obra involucrada en el proceso de ensamblaje, lo que puede ser un factor de costo significativo.

3. Elija el material correcto

A veces, un prototipo está hecho de un material costoso o «exótico». Esto se hace para que sea una pieza de exhibición o para ayudar con una campaña de marketing o financiación. Pero los materiales exóticos no son una buena opción para la fabricación de alto volumen.

Debe considerar usar las materias primas más comunes. Serán menos costosas y más fáciles y rápidas de adquirir. Lo que es más importante, los fabricantes tienen más experiencia trabajando con materiales en stock, por lo que será más fácil controlar los parámetros del proceso para obtener resultados más fiables.

4. Elija el acabado de superficie adecuado

Un prototipo cuidadosamente lijado, pulido y pintado a mano con un color personalizado, sin duda, se ve muy bien. ¿Pero es eso práctico a gran escala? Los acabados de superficie elaborados tienden a requerir mucha atención a los detalles y un trabajo manual cuidadoso, algo que no siempre es posible para la producción en serie.

Si necesita procesos de acabado especializados, le recomendamos que encuentre formas de automatizar o adherirse a uno o dos acabados en lugar de múltiples acabados. Para las piezas de aluminio, el anodizado es un tratamiento de superficie atractivo y muy duradero y las piezas se pueden procesar en lotes según sea necesario sin comprometer ningún volumen mínimo.

5. Plan de certificación y pruebas

A diferencia de los prototipos, las piezas de producción para la venta comercial deben estar certificadas bajo una variedad de esquemas de seguridad y regulatorios. Esto dependerá de muchos factores, incluido el entorno en el que se usa el producto, que funcione con electricidad y el país donde se vende.

Debe estar preparado para enviar productos terminados a diferentes organizaciones para obtener certificaciones y calcular el tiempo y los gastos de este paso necesario.

Política de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies